miércoles, 9 de diciembre de 2009

ENTRE CÁNDIDO Y EL PRÍNCIPE

El día 19 de noviembre de 2009, el Diario de Cádiz publica una entrevista con nuestro alcalde. Éste deja caer algunas perlas dialécticas, que a mi juicio tiene mucho de sumisión (término políticamente incorrecto), o si se quiere de “fiel defensor de la disciplina de partido”. En esta entrevista observo el malabarismo con que nuestro alcalde quiere mantener el equilibrio entre lo que se prometió al pueblo, y lo que hasta ahora está recibiendo. Malabarismo imposible a todas luces, a no ser que se nos quiera hacer pasar por tonto y no creo que esa sea la intención, sinceramente.

Sr. Alcalde, desde mi más profundo respeto, debería aplicarse aquello de que “no se puede servir a dos señores” y , esto lo dijo algo libre de toda sospecha
Si me lo permite, tras este preámbulo desearía hacerle unas cuantas preguntas; preguntas que nos hacemos muchos barbateños. Yo sólo soy vocero de lo que he estado oyendo y así se lo traslado:

1. ¿No le parece fuera de tiempo, el quejarse ahora y tachar de “injusticia terrible” la normativa de la Comunidad Económica, en connivencia con la Administraciones Central y Autonómica, de reducir el tonelaje de de captura de atunes en las almadrabas, que como la nuestra se basa en un método puramente artesanal y totalmente respetuoso con el equilibrio ecológico de esta especie? ¿No le parece, que en lugar de quejarse debería de haberse tomado otras medidas con anterioridad a la buena temporada de captura de este año? ¿Por qué no se tomaron las medidas preventivas pertinentes? No me crea un ingenuo ni mucho menos un malintencionado. Imagino que la cosa no es tan simple como posiblemente yo la veo, sin embargo algo se podría haber hecho, por lo menos patalear.

2. Dice usted que se “está intentando hacer ver que los pescadores de Barbate están buscando un mes más de paro”. ¿Quién o quiénes son los que lo intentan?. Entre líneas parece que deja en el aire la posibilidad que sea desde la “Administración”, ese ente etéreo que posee el don de la ubicuidad, pero nadie ha visto jamás. Por favor Sr. Alcalde, nombre y apellidos de esos que por enésima vez intentan mancillar el buen nombre de los barbateños, que si por algo se han caracterizado ha sido por su laboriosidad.


3. Algunas otras perlas que deja son:

a. El número de parados es de alrededor de 4.300. Estos parados se supone que son sólo los censados. En una población de algo más de 20.000 habitantes, el número es verdaderamente importante (un 22% aproximadamente).

b. Aún no hemos sido agraciados con el Plan E. Hemos sido unos chicos malos y debemos a la Seguridad Social unos 30 millones de euros, con lo que ya desde el principio se sabía, y nos viene ahora con que se sigue negociando. No creo que sea el momento, se ha perdido mucho tiempo pero, si hay que pelear habrá que hacerlo y hasta el último momento.

c. Dice que Barbate está encontrando muchísimas trabas y problemas por parte de los técnicos e interventores de la administración y que son realmente poco sensibles a los problemas que atraviesa Barbate. Otra vez aparece ese espíritu de la Administración. Joder… está en todas partes.

d. Termino. Dice que no hay dinero ni para comprar una bomba de agua de 500 €, que han cortado la luz en la Casa de la Cultura, y que es un auténtico milagro que se esté pagando a los empleados municipales con una deuda de 60 millones de euros. Que las posibilidades de explotación de los recursos turísticos son mínimos, que …. Etc.


Y después de todo esto dice usted que se siente apoyado por las “Administraciones” y más concretamente por el Gobierno y la Junta de Andalucía.

Desde luego más candidez imposible (¿le suena Cándido o el optimismo de Voltaire?). Vaya por delante que usted como persona me parece “buena gente”, pero está visto que esto no es condición ni necesaria ni suficiente, como para que aquellos que vinieron a apoyar su candidatura días antes de las elecciones, y cerraron los actos en la plaza del Faro cumplan con lo que no sólo le prometieron a usted, sino a todo el pueblo de Barbate.

Mientras usted ejerce de Cándido, otros aplican otras teorías de más alto alcance. Aluden a la “Razón de Estado” propuesta por Nicolás Maquiavelo, en su obra “El Príncipe” y aquí, el fin justifica los medios.

Reflexione sobre ello Sr. Alcalde, en esta vida no todo es válido. No le sugiero que tire la toalla, pero sí que dé un golpe en la mesa e imponga sus condiciones. Esas condiciones que Barbate necesita para poder arrancar.

NO OLVIDE TAMBIÉN QUE, ALGUNOS DE LOS SEÑORES QUE OCUPAN ALTOS CARGOS DE RESPONSABILIDAD POLÍTICA, TIENEN LA PROFUNDIDAD INTELECTUAL DE UN PLATO DE SOPERA.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hhhhhhhhhhhhh