sábado, 3 de diciembre de 2011

ENTRE GOLFOS Y USUREROS ANDA EL DINERO

SI TENEMOS QUE MORIR PARA VOLVER A LA VIDA, MURAMOS DE UNA VEZ, PERO CON DIGNIDAD.

¿CRISIS? Sí, estamos en crisis pero,,,,, cuándo no lo hemos estado. Los años de bonanza social y económica, para la mayor parte de los mortales, sólo sirven para que vayamos poco a poco creando, sin darnos cuenta, las condiciones necesarias para la génesis de una nueva crisis, siempre peor que la anterior.

No seamos hipócritas y llamemos pan al pan y vino al vino. Las crisis las provocan los de siempre y tienen un denominador común: un excedente de producción y unas pantagruélicas ganas de hacerse cada vez más ricos los ricos y por ende más pobres los pobres. Eso ha sido así siempre y a la historia me remito.

Vaya por delante que de macroeconomía no tengo ni puñetera idea. Yo alucino con los malabares económicos que siempre ha hecho y sigue haciendo mi mujer para llegar a fin de mes. Eso sí que es hacer de la economía un arte, porque hace de ella el medio racional del sustento familiar. Y sencillamente porque lo hace con todo su cariño hacia nosotros y, quizá sea eso, tan rancio para algunos, lo que haría falta, pero…., eso es pedir peras al olmo. Ni siquiera el excepcional humanista Tomas Moro en su Utopía fue capaz de plantear. Por cierto no estaría de más que algunos leyeran esta hermosa obra.

Termino diciendo que de esta crisis saldríamos hoy mismo si las grandes fortunas del mundo quisieran, pero no es el momento, no, aún no han acumulado la suficiente riqueza, así que toca esperar hasta que cumplan su objetivo. Estos “entes”, por llamarlos de alguna manera, son implacables, no tienen corazón y sólo darán por terminada la crisis cuando sus estómagos, o mejor dicho sus cajas fuertes, estén a reventar.

¿Sabéis lo malo de todo esto qué es? Pues, que aplicando una teoría bastante usada por el jefe de propaganda nazi, Paul Joseph Goebbels, nos están haciendo creer que somos nosotros, personajillos del tres al cuarto y sin importancia en el contexto mundial, los culpables de esta crisis. Ya sabemos que una mentira repetida una y mil veces o reiterada hasta la saciedad, se convierte en verdad. Anda que no da de sí la psicología conductista.

Hasta luego y mucha suerte a todos, la necesitaremos.



Es difícil meter debajo de una boína las ideas del siglo de las luces





1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo justo es hacer un juramento entre todos para que esto pueda ir bien y aquí os dejo uno que juré hace tiempo.

Juro por Apolo médico, por Asclepio, por Higiea y Panacea, por todos los dioses y diosas, poniéndolos por testigos, que cumpliré en la medida de mi capacidad y mi criterio el juramento y compromiso siguiente: Tener a mi maestro en este arte en la misma consideración que a mis progenitores; compartir con él mis bienes y en caso de necesidad, transmitirle parte de los miox; tener a sus hijos como mis propios hermanos y enseñarles este arte si desean aprenderlo, sin honorarios ni compromiso; transmitir los preceptos, enseñanzas orales y el resto del aprendizaje a mis hijos, a los de mi maestro y a los discípulos comprometidos y juramentados según la ley médica, pero a ningún otro...... De forma pura y santa pasaré mi vida y ejerceré mi arte..... Por tanto, si cumplo este juramento sin quebrantarlo, que me sea dado disfrutar de la vida y de mi arte, honrado entre los hombres por siempre jamás. Pero, si lo violo y soy perjuro, que mi suerte sea la contraria.

Un fuerte abrazo a todos.