sábado, 27 de diciembre de 2014

CARTAS A MIS HIJOS (V)




Cartas a mis hijosPor Expósito Sailorexpositosailor@megasur.net
 Barbate a 3 de noviembre de 2014
Queridos hijos:
Creo que sabéis demás, porque así os he enseñado, que la cabeza del pescado suele ser la parte más gelatinosa y sabrosa. Curiosamente, también es la cabeza por donde primero empiezan a descomponerse todos estos animales: desde el boquerón a la ballena. Así que en cuanto observéis que los ojos del pescado en cuestión no os miran con fijeza, claridad y transparencia, desecharlo, porque en cuanto os acerquéis un poco, podréis comprobar que no huele bien. Lo mismo le ocurre a nuestra clase política que cuando no pueden mirar a los ojos a sus conciudadanos con fijeza, claridad y transparencia es que hay algo que empieza a dar mal olor. Y ese algo, es precisamente la cabeza porque la podredumbre comienza de arriba abajo. Después intentan calmar nuestras iras e indignación diciendo que son unos pocos los apestosos, pero nosotros sabemos de sobra que no, que es al revés, que son muy pocos los que no apestan de lejos. Es increíble y paradójico, queridos hijos, ver diariamente cómo nos gobiernan nuestros propios enemigos y cómo dicen que nos protegen nuestros propios ladrones. No puede haber dinero para la enseñanza ni para la sanidad, entre otros ministerios, porque tenemos más rateros que recursos. Aquí, está visto que el primero que llega a un puesto político relevante, primero se sube el sueldo y después abre la caja de los billetes de quinientos y se va en busca de una agencia inmobiliaria para comprarse un ático en una zona céntrica de la ciudad. El protocolo suele ser siempre el mismo.
Por cierto, hablando de protocolos, el del Ébola no ha podido ser más cutre y chapucero. ¿Cómo pueden pretender algunos que alguien sea capaz de ver un bichito microscópico, si no es capaz de ver si el garaje de su casa está ocupado o no? Ana, no me puedo creer que se llame Ana. ¿Sabéis qué significa /ana/ en árabe? Es la primera persona del singular de los pronombres personales: significa “YO”.
 “Yo mato” es el título de la novela de Giorgio Faletti que me regalaste hace tres años por Navidad, por supuesto que la leí, a pesar de que sabes que no me gustan mucho los best seller, y menos aún, cuando la portada del libro chorreaba sangre. Creo que el autor la escribió pensando en que Tarantino la leyera y la llevara al cine. En fin hijo, espero que los vietnamitas te traten bien, a tu hermano veo por facebook que los sevillanos están muy contentos con él. ¡Ah! Se me olvidaba, los grandes partidos no paran en hacer campaña de su nuevo adversario y en las cárceles hay un ambientazo horroroso.

Un beso muy fuerte a los dos.



No hay comentarios: