miércoles, 28 de enero de 2015

CARTAS A MIS HIJOS (VIII)




Cartas a mis hijos
Por Expósito Sailor
expositosailor@megasur.net
 Barbate a 12 de enero de 2015
Queridos hijos:
La libertad de expresión y de manifestación se ha reducido de tal modo en estos tiempos, que únicamente se nos permite decir, lo que las autoridades políticas ordenan a las autoridades policiales que creen que es adecuado, correcto y oportuno manifestar el domingo próximo. Las únicas convocatorias autorizadas y permitidas serán las que tengan a bien convocar las autoridades, que para eso lo son y saben lo que mejor les conviene y les interesa a los ciudadanos. La libertad de expresión desgraciadamente sigue costando cara a quienes desean ejercerla por su cuenta. Yo soy Charlie es la frase más repetida estos últimos días, por supuesto hijos míos que debemos hacerla nuestra. Pero además de ser Charlie, también somos hepatitis C. ¡Ojalá se preocuparan nuestras autoridades por los derechos de los enfermos de hepatitis C como por los derechos de los no nacidos! Quienes defienden la vida, deben defender la vida de todos los seres vivos, sin importarles la edad, el sexo, la religión y demás aspectos que recoge nuestra, según algunos, anquilosada constitución. También somos desahuciados, excluidos energéticamente, vamos que no podemos encender la calefación porque nos han cortado el suministro por falta de pago, nuestros hijos también forman parte de los cerca de cuatro millones de niños que si no van al colegio no comen, se le abren las pocas carnes que tienen cuando se aproxima un puente o las vacaciones.
¡Ojalá todos los seres humanos pudieran elegir libremente su religión, incluso los que no desean profesar ninguna! ¡Qué también los hay! Y que precisamente son los más señalados y despreciados por los monoteistas. Los judios, los cristianos y los musulmanes se han respetado en algunos períodos de la historia, pero creo que estas tres grandes religiones no han respetado jamás a los sin religión. Lo más probable es que estos sin religión fueran acusados por los cristianos de musulmanes, por los musulmanes de judios y por los judios de cristianos. En fin, que el sin religión harto ya de persecuciones se sentó un rato y decidió a suerte si descansar el viernes, el sábado o el domingo. ¡Con lo que a los sin religión les gusta la semana laboral inglesa! Estas religiones monoteistas han considerado y consideran a las mujeres como seres inferiores y han utilizado y utilizan la justicia con distintas varas de medir según sean los infractores hombres o mujeres. Pero donde han estado siempre de acuerdo, aparte de la existencia de un sólo dios verdadero, es en la persecución y muerte de los homosexuales.
En cualquier caso, hijos míos, tengo que deciros que no me gustaron algunos de los manifestantes de Paris, Putin por ejemplo, no es precisamente el mejor representante de la libertad de expresión, ni los papis de la ley mordaza, entre otros que me revuelve las tripas nombrar. En fin, que tantos lobos juntos me asustan porque corren malos tiempos para las ovejas blancas, negras o con manchitas.

Besos.


No hay comentarios: